Opinión

Hablar de reconstrucción o de renacimiento es esencialmente igual. No es empezar de cero, sino aprovechar los activos que existan, y que fueron cimentados con mucho esfuerzo a lo largo de mucho tiempo, para que Venezuela tenga la oportunidad de levantarse de su postración.
Las críticas fueron desde tontas a severas y de severas a peligrosas. Las especulaciones, millones. La mayoría opinó y se sintió empoderada a volverlo papilla sin poseer elementos de juicio ni darle el beneficio de la duda.
Lo aberrante a todas estas, es que, la ONU, ahora le permita al régimen usurpador de Maduro acreditarse para ejercer una representación que no tiene.
Venezuela tiene cómo salir adelante, pero hay que tomar las decisiones que se necesitan. El objetivo primario sigue siendo la liquidación de la usurpación, es decir, del régimen y la salida inmediata de Maduro y su camarilla destructora.
La sociedad venezolana marca el paso: no se arrodilla ante los atropellos del Estado revolucionario, no se rinde ante el tamaño de las frustraciones económicas.
Template by JoomlaShine